La nueva familia

Obra: La nueva familia
Género: Drama clandestino erógeno.

Now I’m ready to close my eyes
And now I’m ready to close my mind
And now I’m ready to feel your hand
And lose my heart on the burning sands
Pauline Réage

La nueva familia

Como proceso bioquímico, considero que el enamoramiento es energéticamente ineficiente, porque exige demasiado esfuerzo para resultados bastante inconstantes. Por eso cuando uno de los personajes en La nueva familia declara que “no debería existir el amor”, me sumo a la moción aunque más por escepticismo que por desilución. Ahora, no sé si estaría tan de acuerdo con otras de las acciones que se conciben adentro de esta comunidad privada de entusiastas del bondage, la dominación y el sadomasoquismo. Su exploración carnal en pos de una disolución completa de la normas establecidas de convivencia los lleva a atravesar varios límites valóricos; en particular con el pajarito nuevo en el grupo.

Sara, una novia comprometida, se escapa a un oculto colectivo BDSM. Ahí, mediante distintos juegos sexuales, sacia su sed de libertad emocional. Sin embargo, pronto se dará cuenta que sólo cambió una estructura reglamentaria por otra. La aparición repentina de su novio Román, quien fue capturado por la secta, la enfrentará a un nudo gordiano. El grupo le impone una situación tramposa donde cualquier elección conlleva un ocaso. Así su propia pretensión de placer la convertirá en una Eurídice ensogada en un inframundo perverso, donde la voz de Orfeo no alcanza su voluntad interior. Así, su intenso deseo se torna en una apabullante sombra.

Aún entre tanta pasión, la relación protagónica entre Sara y Román queda magra. Como apenas se revelan detalles de su pasada vida de pareja, cuesta comprender la causa de sus urgencias propias: la rebeldía obstinada de ella y la posesividad persistente de él. Ya con conocer una pizca de esto potenciaría más la caída moral de ambos. En ese sentido es mucho más pulposa la dupla secundaria entre Dalia, la líder del clan, y su esclavo amaestrado. Su excéntrico vínculo consensuado de ama y sirviente consigue ser más simpático al exponer abiertamente su dinámica doméstica. Es un contrato conciso a partir de un cariño malo, pero sin duda juntos le sacan el jugo a la jouissance. También se resalta el punto de que los dos personajes varones acaben siendo sometidos (sentimental o físicamente), como ejemplo de la erosión del predominio social de la masculinidad.

Los mayores méritos de la obra están enlazados a otros elementos de la puesta en escena, que es visualmente es muy atractiva (más allá de los desnudos, por si acaso). La iluminación propone un ambiente seductor de claroscuros planteado con una distribución bastante peculiar (harto contraluz, laterales en alturas diferentes), pero sin sacrificar perceptibilidad. El vestuario especifica el contraste entre la indumentaria cotidiana con la caracterización planificada en un juego de roles. La corporalidad del elenco equilibra la sutileza y el esfuerzo que demandan algunas posiciones físicas.

Las escenas sexuales están presentadas de manera bastante tamizada, ya que buscan producir una tensión sugerente antes que impactar. Igual la reacción del espectador dependerá del grado de información de ciertas prácticas, aunque ya incluso en Youtube hay parafilias más extrañas de lo que puede soñar la filosofía. Al menos mi vecina de butaca parecía sorprendida con la versatilidad de usos para una cuerda. Apto para mayores de 18 años, con criterio formado y espíritu curioso.

Funciones: Jueves a sábado, 21:00 horas. Del 4 de septiembre al 3 de octubre, en Teatro La Memoria (Av. Bellavista 0503, Providencia. Metro Salvador).

Ficha artística:
Dirección: Rodrigo Susarte y Camilo Carmona.
Dramaturgia: Gerardo Oettinger.
Elenco: Juan Pablo Miranda, Nathalia Aragonese, Tiare Pino, Nathalia Galgani y Camilo Carmona.
Asistente de dirección: Nathalia Galgani.
Diseño de escenografía e iluminación: Rocío Troc.
Diseño de vestuario: Matías Hernán.
Producción y Prensa: Francisca Babul.
Fotografía: José Luis Canales y Mathew Grange.
Diseño Gráfico: Carola Sánchez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s