No tenemos que sacrificarnos por los que vendrán

Obra: No tenemos que sacrificarnos por los que vendrán
Género: Sátira histórica legalizada

“Neckties. Contracts. High Voltage.
Done dirt cheap.”
Henry Kissinger

no-tenemos

Como había adelantado en la crítica de Lucía, en el último mes se dió la casualidad temática de que se derribaran con un sarcasmo retroexcavador las efigies de la parejita Pinochet Hiriart y sus sombras aún enraizadas en la sociedad. En No tenemos que sacrificarnos por los que vendrán, de Colectivo Zoológico, se nos revelan las maquinaciones burocráticas del Plan Laboral de 1979, que fue orquestado en privado por la Junta Militar bajo la batuta del Ministro de Trabajo de la época, José Piñera. Los archivos secretos de estas reuniones, que se desclasificaron en 2012, son la base dramatúrgica de gran parte de la obra y evidencian ineludiblemente las telarañas ideológicas con que se ha que coartado el desarrollo cívico.

La inspiración testimonial ha sido una necesidad constante en la creación teatral más reciente, en parte para rebatir el flato mal fundamentado de la noción unívoca de “verdad histórica”. Están las obras de Teatro Síntoma, que a partir de registros de participantes de CEMA Chile (Bello Futuro) y ollas comunes (La Victoria) expresaron las penurias de las clases bajas durante la dictadura. En Queridos Compatriotas, de José Manuel Gatica, diversos fragmentos de discursos presidenciales de las últimas cuatro décadas se componen coralmente para resaltar la metamorfosis política y el ocaso utópico. Aunque el ejemplo más popular es El año en que nací, dirigido por Lola Arias, donde desde la arqueología familiar individual se conforma un panorama transversal grupal sobre el pasado y un ansia de renovación para el futuro.

En este caso, la compañía invirtió la relación entre realidad y ficción que aplicó en su obra anterior, Un enemigo del pueblo. En su refrescante adaptación del clásico de Ibsen, al conocido argumento le agregaron el contexto de la aclimatación valórica concertacionista. Mientras que en este nuevo trabajo, la dirección refuerza la demencial altanería expuesta en los diálogos originarios, presentándolos en un entorno pesadillesco, claustrofóbico y absurdo. Acá la Junta Militar es un cuarteto de cuatreros infernales acuartelados en pos de estructurar una patria apocada, pero resultan más perturbadores sus acompañantes: un joven José Piñera (Juan Pablo Troncoso), con bríos de economista rockstar, y una secretaria (Viviana Nass), quien es la memoria amoral de estos encuentros. Este dúo, cálido y frío, de cómplices pasivos parecen ser los responsables ocultos de toda esta situación, incluso más que los mismos gobernantes.

Lo más inquietante de la obra es la comprobación de que aún vivimos en una artimaña conceptual, por efecto de lo que se cocinó entre esas cuatro paredes. Una buena parte de las discusiones son de orden lingüístico: los tiempos verbales, la ubicación de las comas, el uso de extranjerismos, la reducción de los artículos. Todo eso para crear un laberinto gramatical que invoque a la confusión, al igual que lo que ocurría con el binominalismo parlamentario. Esos derechos chuecos que nos rigen hasta hoy son las tienen chiflando la olla a presión ciudadana; pero ahí están la UDI y RN, como jauría hortelana, vigilando la inexorabilidad de las reglas. Así, como lo indica el título de la obra, culturalmente descendemos de un egoísmo heredado, porque al final se lo llevaron todo y no nos dejaron ni las palabras.

Funciones: Jueves a sábado, 20:30 horas. Domingo, 20:00. Del 17 de julio al 9 de agosto, en Centro Cultural Matucana 100 (Metro Quinta Normal).

Ficha artística:
Compañía: Colectivo Zoológico
Dirección: Laurène Lemaitre y Nicolás Espinoza.
Dramaturgia: Juan Pablo Troncoso.
Diseño integral y construcción: Laurène Lemaitre, Luis Alcaide, Colectivo Zoológico.
Vestuario: Valentina Iturrieta.
Elenco: Viviana Nass, José Manuel Aguirre, Germán Pinilla, Raúl Ampuero, Sebastián Pinto, Juan Pablo Troncoso.
Jefe técnico y video: Pablo Mois.
Producción: Paula Pavez.
Foto: Maria Paz Gonzalez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s