¡Parlamento!

Obra: ¡Parlamento!
Género: Comedia histórica desplegada

Have you each and all gone blind:
Is the war inside your mind?
Dag Hammarskjöld

Parlamento

Me pregunto cómo sería ver sucesivamente, ya sea en un mismo día o en días seguidos, el último trabajo de Tryo Teatro Banda, ¡Parlamento!, junto con su obra anterior, La expulsión de los jesuitas. De cierto modo son obras mellizas, ya que nacieron de una matriz creativa común, a partir de una investigación de la interminable Guerra de Arauco durante el período colonial y sus consecuencias posteriores. Claro que enfocándose en aristas distintas del caso: desde la influencia intelectual de una congregación religiosa a la diplomacia previsora del gobernante de turno. Aún compartiendo el tema, cada montaje desemboca en una experiencia diferente.

Es atractivo observar las diferencias entre ambos trabajos y su relación mutua con el resto del repertorio de la compañía. Desde Cautivero Felis (sic) (2007) consolidaron un estilo dinámico y ameno, que ha logrado deshilachar prejuicios respecto a cómo abordar un teatro educativo. Aun así, en la dupla de sus últimas obras exploran límites opuestos respecto a su propio lenguaje: la exuberancia escénica en La expulsión de los jesuitas ante la sencillez solista en ¡Parlamento!. Haciendo una analogía discográfica: La expulsión de los jesuitas sería el álbum doble de rock progresivo mientras que ¡Parlamento! sería el registro en vivo del recital acústico.

Aquí se distingue una destilación artística de sus elementos estéticos establecidos: un suceso histórico como inspiración base (el Parlamento de Quilín), instrumentos musicales con uso narrativo (ingenioso el acordeón como muro en la fábula del reino), más varios guiños anacrónicos para sazonar (genial la batalla naval con invocación extraterrestre). Aunque ésta vez está condensado en un sólo hombre orquesta, Francisco Sánchez, quien se multiplica fluídamente en los papeles simultáneos de actor, músico y hasta pintor pollockiano; en una colorida secuencia que resume las desventuras desde la ocupación de la Araucanía hasta la embrollada actualidad. Así llega a una despedida rupturista, empapelado como una señora siútica, dando el contraejemplo necesario para potenciar la importancia del diálogo.

El mensaje de recuperar la comunicación entre chilenos y mapuche también se aplica a otros ámbitos. Ya está más que comprobado el raquítico civismo y la engrosada desconfianza en las interacciones sociales del país, producto de una deficiente capacidad de debatir, con palabras tan estropeadas que han perdido todo su lustre. La libertad de expresión no conlleva una calidad implícita; basta revisar los comentarios de los diarios electrónicos, atiborrados de ejemplos de la Ley de Godwin. Antes de opinar hay que razonar, y mientras aún se propaguen exabruptos de damas enjauladas en sus departamentos ubicados en comunas del barrio alto con nombres autóctonos, ¡Parlamento! será un obra relevante.

Funciones: La obra se presentó entre el 16 de mayo al 7 de junio en el Centro Cultural Gabriela Mistral, parte del ciclo Teatro Hoy de Fundación Teatro a Mil. Seguramente volverá a presentarse en el futuro, así que téngala en cuenta desde ya.

Ficha artística:
Director invitado: Andrés del Bosque
Actuación, dramaturgia y música original en vivo: Francisco Sánchez
Asistencia de dirección: José Araya
Diseño integral: Gabriela González
Producción: Carolina González
Coproducción: Fundación Teatro a Mil

Anuncios

Un comentario sobre “¡Parlamento!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s