Trópico de Santiago

Obra: Trópico de Santiago
Género: Drama transcultural afrodisíaco

A dreamer of pictures I run in the night
You see us together, chasing the moonlight,
My cinnamon girl.
Claudio Bertoni

Tropico

Una metrópolis congénitamente aterida esconde entre sus pliegues la oportunidad escasa de una ilusión de migajas candentes. Para curiosidad de los turistas extranjeros, acá el café no sólo se acompaña con una galletita gratuita, sino que además está condimentado con un par de piernas femeninas. Pero como todo se degrada en este pedazo de tierra (¿producto de la humedad, quizás?) en algunos lugares el bebestible dejó de ser relevante para priorizar las curvas corpóreas. Y así surgieron, por aquí y por allá, Venusbergs a pequeña escala para el esforzado contingente laboral masculino, cuyo raison d’être se concentra en un puchito, un tacita y una vueltita.

Trópico de Santiago desentraña el submundo interno de los locales de “café con piernas”, esos sucuchos ocultos detrás de fachadas de espejos polarizados y mangueras de LEDs. Adentro conviven sus distintos habitantes, cada uno con un delirio propio de grandeza terrenal: El dueño del local, quien aplica un capitalismo descarnado en su castillo destartalado, “contratando” a dos mujeres para que se hagan pasar por beldades caribeñas y así encender y servir las precoces fantasías eróticas de los clientes, entre los cuales hay uno que de tanto hervor acumulado siempre aparece cuando el local aún no está abierto y el sol aún no se levanta totalmente en la ciudad.

Aún cuando se presenta un estrato recóndito de la sociedad, la dramaturgia fluye por ribetes más bien poéticos, aunque sin extraviar la sordidez de la realidad. Esto le permite exponer temas más extensos como la globalización económica y cultural, lo ínfimo de las condiciones laborales y la burbuja alucinatoria de un sistema consumista: El dueño sabe sin reparos que su estilo de vida se construye desde la sangre, sudor y semen de sus clientes, quienes están dispuestos a pagar en cuotas por un breve y esquivo sueño de sensación limitada de superioridad, teniendo por fin entre manos el placer de una mujer (falsamente) foránea. De algún modo es una carnicería como supervivencia colectiva; hay que sobrevivir alimentándose de las necesidades del otro.

Eso sí, la puesta en escena tiene un par de aspectos a mejorar: Cual arbusto cafetero, necesita más aire y luz. El texto se siente apretado y apurado en los 70 minutos de duración de la obra y una ligera poda de frases ayudaría a que se pudiera percibir cada idea con una mayor profundidad de sabor. Por otra parte, se entiende que estos locales sean penumbrosos, pero la planta de iluminación resulta poco eficaz o queda fuera de lugar. Incluso las escenas que utilizan la característica luz negra y efectos láser de estos lugares se distinguen mejor que las escenas más iluminadas.

Aun así, la atmósfera decadente se establece gracias a la interpretación de los actores que dan en el punto de ebullición de cada personaje, equilibrando la premura con el engatusamiento. Otro punto a destacar es la acertada música en vivo, que construye una cadencia a partir del ritmo reiterativo del reggaeton; una armonía ardiente en la superficie pero en la que subyace una marcha mecanizada que regula la rutina de los parroquianos hasta su final. De cierto modo, si un cliente ya no se puede mantener y cae en el camino, no importa porque ya vendrá otro a cubrir su puesto.

Evaluación: Una taza más para el camino, antes de partir al valle debajo.
Recomendado para: Oficinistas onanistas, gatos de chalet chinos

Funciones: Martes a domingo a las 20:00 horas, del 19 al 31 de agosto, en Centro Experimental de Arte Tessier (Dardignac 172, Barrio Bellavista, Recoleta. Metro Bellas Artes) Entrada general $4000. Estudiantes $2500

Ficha Artística:
Compañía: Teatro La Temporera
Dramaturgia y dirección: Jonathan Aravena
Diseño integral: Teatro La Temporera
Diseño sonoro y ejecución en vivo: Mauricio Flores
Elenco: Eleodoro Araya, Nicole Gutiérrez, Nicolás Camus, Marjorie Álvarez
Producción: Denisse Oelhmann
Colaboradores: Fernando Ocampo (Moodlab), Ricardo Gaete (Escenafísica)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s