Paisaje Nacional

Obra: Paisaje Nacional
Género: Drama laboral persistente

Waiting for a girl who’s got curlers in her hair
Waiting for a girl she has no money anywhere
We get buses everywhere
Waiting for a factory girl
Manuel Rojas

Paisaje Nacional

Conclusiones al inicio: “Paisaje Nacional” es una obra positivamente tramposa. Porque mientras te va guiando por un camino, de pronto te empuja, se ríe contigo y te invita a que la vuelvas a seguir. Y uno, de puro agradablemente engañado que se encuentra, lo acepta. Hasta que te vuelve a empujar de nuevo, y otra vez, y otra vez. Así de tramposa es.

La obra aborda el tema del abuso laboral, a partir de la historia del turno nocturno de dos trabajadoras textiles, que deben terminar la sobrecarga de pedidos a la que están sometidas. Durante este “Nessun dorma” forzado fantasean con distintas situaciones para denunciar a la dueña, recuperar sus derechos y adquirir relevancia nacional, pero todos esos sueños despiertos aterrizan innegablemente de vuelta a la máquina de coser, porque la incertidumbre de quedar sin una fuente de ingreso resulta más patente e imponente

Últimamente se han montado varias obras emergentes sobre dilemas relacionados con la extensa jornada laboral y la insuficiencia de oportunidades satisfactorias que subyace en su sistema (El Operador, “Hoy (550×2) x7”, “Trabajo”), pero “Paisaje Nacional” hace algo bastante pillo: Utiliza seriamente todas esas imágenes y secuencias que uno ya ha visto antes pero las trastorna al último segundo; y ese mismo quiebre es el atractivo principal de esta propuesta.

Así una protesta con barricadas de caja de mercadería contra policías imaginarios desemboca a una versión paródica de “Lo estamos pasando muy bien” (canción que ya era una parodia de por sí, por lo tanto meta-parodia con 27 años de escepticismo entremedio); una toma de puente al estilo ANDHA-Chile florece en una confesión pedorra; y un intento insospechado de incendio interno es intercalado ingeniosamente con los textos finales de Julieta de “Romeo y Julieta” (Puntos extras por Shakespeare. Delightful!).

Punto aparte, al costado y vuelta al cierre: ¿Cuántas otras obras han usado el recurso del incendio como solución final? Recuerdo tres en los últimos doce meses y sólo en una, “Bello Futuro”, funcionaba porque ofrecía esperanza con esa acción. El resto, pura desazón y rescoldos. Personalmente, el teatro, el arte, o lo que sea, a pesar y además de revelar y rebelar debe ofrecerte ese rastrojo de esperanza que queda pegada en la esquina del cajón. O si no, para qué, nihilismo hay de sobra. Por eso esa confesión íntima y a oscuras entre las dos trabajadoras era tan conmovedora. Porque aún piensan en un mañana mejor, aunque a la noche siguiente continúen cosiendo ilusiones.

Evaluación: Sísifo subiendo una bola de tela. Uno lo debe imaginar feliz (y abrigado)
Recomendado para: Bárbara Figueroa y Javiera Blanco
Funciones:
Hoy, última función de temporada. Domingo 4 de mayo a las 19:00 horas, en Espacio CEAT (Dardignac 172, Recoleta. Metro Bellas Artes) Entrada general: $4.000, estudiantes: $2.000
Del Jueves 8 al Sábado 10 de mayo a las 20:30 horas, en Teatro Facetas (Av. Vicuña Mackenna 602, Santiago Centro, Metro Santa Isabel) Entrada general: $5.000, estudiantes: $3.000

Ficha Artística:
Compañía: Teatro La Réplika
Dirección y dramaturgia: Ricardo Hernández
Elenco: Claudia Barraza, Natalia Navarrete
Diseño: Gonzalo Velozo
Realización musical: Saúl Franco Hernández
Producción: Karen Carreño, Natalia Navarrete

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s