Las Criadas

Obra: Las Criadas
Género: Tragedia criminalística bicéfala

“And how I got to thinkin’
About all those things you said
About ordinary people
And how they make you sick”
Epístola a Axel Kaiser

LasCriadasFoto

Suena la pistola de arranque de la temporada teatral 2014 y la posta se pasa entre autores franceses. El año pasado el dramaturgo más montado-adaptado en la cartelera local fue Albert Camus, gracias al centenario de su nacimiento. Ahora es el turno de Jean Genet, con dos montajes de Les Bonnes durante el año, casi cercando a la temporada anual cual signo de paréntesis: Primero está Las Criadas en marzo-abril en Teatro del Puente y después aparece Las sirvientas en octubre-noviembre en Matucana 100, ésta última realizada por la dupla de Luis Barrales y Sebastián Jaña, el mismo dúo que presentó Jardín de Reos el año pasado. También habrá una adaptación de Los Negros en Matucana 100 en noviembre, con dirección de Marcos Guzmán y dramaturgia de Nona Fernández.

Les Bonnes, o en este caso Las Criadas, trata sobre una pareja de hermanas que ofician como empleadas domésticas de una encopetada señora de la clase alta. Cuando ambas se encuentran solas en la casa, el odio magmático que sienten por la señora se expresa en un rito donde una de ellas se caracteriza de la señora, mientras la otra criada se hace pasar por la otra hermana, planificando el aniquilamiento de su patrona. Las personalidades se van entrelazando y las intenciones oscilando soterradamente mientras ellas siguen escarbando las bases de la mansión patronal. Como las mejores ficciones, la obra está basada en un hecho verídico y si esas hermanas existieran en estos tiempos, quizás encontrarían en el programa televisivo 1000 maneras de morir su inspiración y consuelo (O sea, quien no lo consideraría).

El juego de múltiples identidades de los personajes está concentrado especialmente en la diferenciación vocal, con lo que ambas hermanas funcionan de modo similar a un omelette sorpresa: ardientes y tentadoras en su actitud exterior, álgidas y tenaces en su reflexión interior. Sin embargo, el próximo regreso de su ama crea un cisma sanguíneo: mientras Clara (María Gracia Omegna) se molifica dudosa ante la posibilidad de consumar el crimen, su hermana Solange (Catalina González) refuerza su determinación glacial. Con la aparición de la Señora (Alexandra Von Hummel) surge otra arista vocal, más globalizante, ya que ella se expresa con un acento alemán melodramático mientras las criadas adquieren un tonito apocado de inmigrante inclasificable. Esta escena posee una dinámica más farsesca, lo que le otorga un instante de contraste con la tensión trepidante del resto de la presentación.

Eso sí, a veces el volumen vocal se vuelve muy alto en la parte central de la obra, entre las discusiones de las hermanas y en particular en la escena de la señora, que lleva los decibeles a un nivel bayreuthiano. La dramaturgia de Genet es eufónica y cotota de por sí, por lo que el exceso de volumen no aporta necesariamente más intensidad de la que ya incluye el texto. En la parte visual también falta que encajen mejor las piezas. Por ejemplo: están los medios para usar gigantografías como escenografía, pero el vestido de la señora que utilizan las criadas (un elemento mucho más relevante narrativamente) no es más que un exiguo cuadrado de tela. Algo similar sucede con la iluminación que se plantea de manera abarcadora y omnipresente, pero la planta de movimiento la supera en dimensiones, por lo que cuando las actrices se van demasiado a los costados o hacia delante caen en The Twilight Zone.

 

Detalles más, detalles menos, Las Criadas es un buen pie de partida para comenzar la ruta teatral 2014. El texto fue editado ligeramente, lo que hace que el ritmo fluya raudamente, sin ofrecerle pausas al espectador, por lo que la intriga no lo soltará hasta que termine la obra. Básicamente hay que sentarse, dejarse llevar por el laberinto neuronal y salir chasconeado de la sala después de una hora y un cuarto. Así se da inicio a este año genetiano, que incluso tiene ribetes internacionales, con Robert Wilson escenificando Les Nègres para el Odéon-Théâtre en París, aunque ésta me queda un tanto lejos para ir a cubrirla (Señor Editor, póngase con el pasaje, s‘il vous plaît).

Evaluación: El “Objet petit a” es el eclipse total del corazón.
Recomendado para: Seguidores de Criminal Minds, catadores de té orgánico, gente VIP que grita “cara de nana” en festivales musicales.
Funciones: Viernes y sábado a las 22:00 horas, domingo a las 20:00 horas en Teatro del Puente (Parque Forestal, al costado del Puente Pío Nono, Metro Baquedano)
Entrada general $5000. Estudiantes y Tercera edad $3000. Viernes Populares 2×1 en Entrada General. Llegue con anticipación a comprar las entradas, o si no quedará sentado en el suelo.

Ficha Artística
Dirección: Rodrigo Soto
Asistente de dirección: Juan Pablo Miranda
Elenco: Catalina González, María Gracia Omegna, Alexandra Von Hummel
Diseño integral: Ricardo Romero
Diseño gráfico: Andrés Sanhueza
Creación musical: Elvira López
Realización Audiovisual: Jorge Yacomán
Producción: Alessandra Massardo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s