Conjeturas sobre el Altazor 2014

A principios de mes la página web de los Premios Altazor publicó a los postulantes en sus respectivas categorías. Esto no llamaría tanto la atención de por si, pero como es (más bien, era) febrero y no hay mucha actividad aparte de ver repeticiones de las Olimpiadas de Invierno (mientras bebo unas caipiroskas para pasar el calor), sumado a la falta de atención masiva (incluyéndome) que confundió “postulantes” con “nominados”, esto terminó causando una breve algarabía en las redes sociales, equivalente a la que brota cuando medio mundo envía felicitaciones por los resultados pírricos del Fondart.

Aprovechando esta situación estival para precalentar el teclado para la temporada teatral 2014 y contagiándome del espíritu predictivo que cunde en los medios por los próximos Premios Oscar, expondré adelantadamente mis comentarios sobre los postulantes para el Altazor 2014 en las categorías de Artes Escénicas. 

Categoría: Dramaturgia
Cantidad de obras postuladas: 17
Obras que vi durante el año: 10

Me entretiene la categoría de dramaturgia del Altazor, quizás porque es lo más cercano a algo así como “Mejor obra del año”. Además que es bastante más equilibrada en comparación con las demás categorías de artes escénicas, ya que la terna de nominados usualmente congrega a escritores con distintos niveles de trayectoria, donde no siempre termina ganando el peso pesado del grupo. De hecho los galardonados en los últimos cinco años han sido dramaturgos más recientes, aunque conjeturo que este año estará más cargado para el lado de los consagrados.

Quien creo que va a ganar:
De todas formas al Altazor le atraen las obras que han sido un éxito de público y en este caso las obras que se presentaron en el Centro Gabriela Mistral tienen la ventaja, ya que tanto Víctor sin Víctor Jara; Allende, noche de septiembre y La grabación han tenido reposiciones con entradas agotadas (Motivo por el que no he visto La grabación). En el caso de Víctor sin Víctor Jara hay que admitir que su punto fuerte es la dirección musical más que la dramaturgia; si existiera una categoría de “Mejor Musical” ganaría de una. (Aquí demuestro mi sueño de que algún día ojalá los Altazor fueran más Tony Awards y menos Tony Caluga).

Entonces la disputa quedaría entre Allende, noche de septiembre de Luis Barrales, quien ya ganó hace cuatro años con La mala clase, y La grabación de Rafael Gumucio, quien también está de postulante en la categoría de Ensayo de Artes Literarias. Esto último me deja la impresión que Gumucio por lo menos se llevará algún premio este año.

Quien me gustaría que ganara:
Rememorando cual de todas estas obras fue la que más me sacudió la tripa, surgen dos títulos: Bailando para ojos muertos de Juan Radrigán y La UP de Marco Antonio de la Parra. En ambos casos los diálogos eran tan raudos y acerados que no dejaban ni un momento para respirar y mi cerebro quedó frito, cual falafel, producto de la alta tensión. Me dejaría igual de satisfecho que ganara cualquiera de estas dos.

Skating Kart

La disputada nominación final para la terna de dramaturgia

Categoría: Dirección
Cantidad de obras postuladas: 32
Obras que vi durante el año: 17

Quien creo que va a ganar:
No tengo idea. No sólo porque el listado es demasiado extenso aún, sino porque no distingo una línea clara en esta categoría dentro de los últimos años: El 2010 extrañamente no se premió dirección. El 2011 ganó Alejandro Goic con Mi Marilyn Monroe por sobre Jemmy Button de Tryo Teatro Banda, que era mi favorita y se la merecía de sobremanera (Jemmy Button es de las pocas obras que me ha hecho llegar a las lágrimas). La terna del 2012 estuvo bastante atractiva con Gladys de Elisa Zulueta, La violación de Lucrecia de Patricio Pimienta y Tratando de hacer una obra que cambie el mundo de Marco Layera, claro que el aluvión Gladys arrasó con todo ese año. En cambio, la terna del 2013 me entusiasmó menos que transmisión del canal del Senado. Así que hasta que se defina la terna final de este año andar deduciendo al posible ganador (aparte de nombrar los apellidos más conocidos) es un tanto inconducente aún.

Quien me gustaría que ganara:
Francisco Krebs, por La UP. El contexto de la obra podría haber desembocado fácilmente en un tono plomizo, pero el estilo irónico, multireferencial y desestructurado de la dirección no sólo le entregó una energía vibrante sino que incluso potenció la mordacidad del texto, coagulando todo en un ambiente efervescente, temible y fascinante. Además de que debió haber sido nominado en dirección el año pasado por Déjate Perder.

Como hay postulados de sobra, lanzaré dos nombres más: Paula González, por Bello Futuro, al presentar una obra histórica muy sincera e intensa desde una perspectiva más intimista; y Marco Layera, por La imaginación del futuro, donde logró depurar la acidez que venía trabajando en sus obras anteriores en una historia más consistente.

Ski

La selección para la terna de dirección considera tres fases preliminares

Categoría Actuación
Las categorías de actuación en el Altazor tienen un par de rasgos que le reducen el interés que podrían producir:
1) En ocasiones se vuelven en premios a la trayectoria, lo que le baja el nivel de sorpresa. Aún cuando la terna incluya a intérpretes más jóvenes, uno puede concluir que ganará el nominado mayor.
2) Por la cantidad de postulantes que presentan algunas salas, estas categorías parecieran ser los “Premios Mori-TEUC”.

Categoría: Actor
Cantidad de intérpretes postulados: 21
Intérpretes que vi durante el año: 8

Quien creo que va a ganar y quien me gustaría que ganara:
Junté los dos párrafos porque este postulante cumple con los requisitos de trayectoria y además lo amerita: Rodolfo Pulgar, por interpretar a todos los “Salvador Allende” de la temporada 2013. Ahora ya no puedo dejar de fantasear con un cruce entre Allende, noche de septiembre y La imaginación del futuro, sería toda una alucinación épica-anacrónica espacio-temporal. Incluso con su aspecto podría candidatearse a presidente el 2018, lo que haría brotar ríos de felicidad y vino tinto en el Bar The Clinic.

hockey“Aún te faltan 10 años para recibir el premio, pequeño saltamontes.”

Categoría: Actriz
Cantidad de intérpretes postuladas: 16
Intérpretes que vi durante el año: 8

Quien creo que va a ganar:
Nelly Meruane por Coronación o Delfina Guzmán por La grabación. Ambas con una trayectoria más que extensa y ninguna de las dos ha estado anteriormente en la terna de nominadas en teatro (Guzmán estuvo una vez nominada en Artes Audiovisuales). No creo que hayan grandes sorpresas acá.

Quien me gustaría que ganara:
Por más que personalmente me encante Catalina Saavedra, las obras por las que ha sido postulada me parecieron regulares. En especial Versos de Ciego, donde lo más interesante después de su actuación fue ese oso polar bailarín que apareció durante uno de los cambios de escena (Uno de los momentos “WTF?” de la temporada 2013). Así que en este caso me inclino por Patricia López, quien se corrió todo un maratón en el escenario durante Los 39 escalones. Además que me gustaría verla recibir el premio haciendo el salto mortal hacia atrás, cual Surya Bonaly. (Campaña “Patty López para los Odesur 2014”).

bonaly

El Altazor volvería a la televisión si tuviera más piruetas.

Y así con los próximos Altazor, a verlos por streaming en Mayo para revisar si le achunté a algo. Ojalá hubieran más categorías en teatro pero notoriamente el dueño de casa es la SCD. Además que para eso ya hay otros premios y no me estoy refiriendo a los del Círculo de Críticos de Arte.

¡EXTRA, EXTRA!: Se encontró el paradero del oso bailarín de Versos de Ciego

Anuncios

3 comentarios sobre “Conjeturas sobre el Altazor 2014

  1. Seré grabe: (ALERTA DE SPOILER) ninguna de las dos debiera ganar… tanto lo de Barrales como lo de Gumucio tiene un problemas de dramaturgia: ninguna de las dos tiene conflicto! La de Gumucio es un resumen de anécdotas y logra emocionar a ratos, pero la única evolución es la de la enfermedad, que si bien pone algo de conflicto (tratar de salvar los recuerdos de una persona que los está perdiendo), por el tratamiento dramaturgico y de dirección no pasa más allá de lo anecdotico. Lo de Barrales es parecido, el gran conflicto gran es conocido… el manso golpe de estado que se viene, pero más allá de eso, y una pequeña duda interna acerca de si debiera renunciar o no el presidente… el paralelo con Prometeo es algo como personaje trágico es forzado, fome y largo… sé que una de esas dos va a ganar, pero ninguna de las dos me parece una buena dramaturgia.

    Lloré con Victor sin Victor Jara, pero lloro con cualquier cosa que tenga a Victor Jara como motivo, es que aún no supero su partida, pero concuerdo que la dramaturgia no es su fuerte, sino que lo es la dirección musical…

  2. Estimado Fajo:
    No hay problema con que sea “grave”, “moderato” o “vivace”, que para eso tengo abierto el boliche.

    Sobre “La grabación”, aunque no la he visto, he escuchado comentarios similares al respecto. Espero que la repongan para verla y sacar mis propias impresiones.

    En tanto, “Allende, noche de septiembre” comparte el mismo problema de varias obras del año pasado que trataron sobre la década de los setenta: Uno ya intuía como se iban a desarrollar y a concluir (Al igual como pasa con las películas de Semana Santa). En este caso, se notaba la falta de conflicto cuando la segunda mitad de la obraba se dedica a presentar despedidas excesivamente extensas.
    Por eso me gustaron más “La UP” y “la imaginación del futuro”, porque lanzaban esas expectativas históricas por la ventana, lo que las hacía entrar en terrenos más riesgosos y hasta incómodos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s