La Estructura del Fracaso

Obra: La Estructura del Fracaso
Género: Comedia paternal contemporánea

“Communication breakdown, It’s always the same,
I’m having a nervous breakdown, Drive me insane!”
Dra. Ana María Polo

Estructura

Después del trabajo anterior de la compañía Grupo 11, la turbadora tragedia Cuerpo Negro, estaba expectante respecto a su próximo proyecto: La Estructura del Fracaso. Que cambiasen de género, de la tragedia a la comedia, era una maniobra que me llamaba la atención por lo arriesgado que siempre resulta esto. Asombrosamente, además de traspasar apropiadamente ese cambio, logran crear una comedia desternillante sobre las zancadillas que vienen adjuntas con el avance indetenible de la madurez.

Carlos, un joven padre que ha perdido la custodia de su hijo por sus problemas de irritabilidad (prende más rápido que crêpe suzette), es engañado por un par de amigotes para que entre a la casa de su ex-pareja, Mercedes, y así poder ver de nuevo a su retoño, aunque esto signifique romper la prohibición judicial que se lo impide. Así surge un conflicto entre huir prontamente de esa trampa doméstica o quedarse a recuperar el vínculo con su niño, quien además se ha enfermado debido a la disputa entre sus progenitores.

La trama me remite a algunas películas cómicas norteamericanas del último tiempo como Little Miss Sunshine, Juno y Silver Linings Playbook; pues también presenta los tropiezos ridículos en las dinámicas familiares y como éstas son afectadas por las particulares disfunciones de personalidad de cada integrante sanguíneo y de cada conocido cercano que entra de metiche. Aquí tenemos la exasperación de la paternidad, el desgaste del perfeccionismo femenino, los baches infernales producto de las buenas intenciones de las amistades y la constante necesidad de establecer nuevas relaciones afectivas debido a la erosión que viene con el tiempo.

Los diálogos se disparan sin pausa, creando un ritmo atrapante que es intensificado aún más por la interpretación desenfrenada del elenco, del cual se roba la atención Gabriel Cañas en un rol de abogado/deportista/Jack Sparrow sideral, que a pesar de su extravagancia es quien impone alguna voz de sensatez en toda esta situación, lo cual potencia aún más lo absurdo del ambiente. Que todo este caos emocional se contenga a presión, al interior de la pieza del niño en disputa, nos demuestra que más allá de los espejismos de adultez que llegan con las cotizaciones de isapre, las declaraciones de renta y los permisos de circulación, en el fondo de nuestras médulas nunca dejamos de comportarnos como unos pendejos.

Evaluación: Todas las familias dichosas se parecen, pero las infelices la pasan mejor al final.
Recomendado para: Recién casados, recién separados, recién re-casados, recién re-separados. (El carrusel del Registro Civil)
Funciones:  
Viernes y sábado 21:00 horas, domingo 20:00 horas, hasta el 13 de Octubre en Teatro de la Aurora (Av Italia 1133, Providencia, Metro Santa Isabel o Parque Bustamante)

Entrada general $6000. Estudiantes y Tercera edad $3000.

Ficha técnica:
Dirección: Andrea García-Huidobro
Dramaturgia: Cristóbal Pizarro
Asistente de Dirección: Daniela Castillo
Elenco: Claudio Castellón, Antonio Campos, Gabriel Cañas, Patricio Yovane, Jacinta Langlois, Ricardo Montt
Diseño: Los Contadores Auditores
Música Original: Gabriel Castillo
Gráfica: Ángel Rebolledo
Producción: César Ramírez
Fotos: Horacio Pérez
Video: Juan Millan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s