Todas las aves

Obra: Todas las aves
Género: Drama semántico analógico

“If I leave here tomorrow
Would you still remember me?
For I must be travelling on, now,
‘Cause there’s too many places I’ve got to see.”
Alejandro Bello Silva

Todas las aves

Los pájaros son mi comitiva de ruta cuando regreso en la madrugada a la calma del hogar después de mis noches estético-etílicas. Me gustaría entender que dicen sus trinos operáticos, aunque de seguro por su actitud matutina me chirriarían frases como “¡Engendro descarriado!” o “¡Arrepiéntete, pecador!”. Ese mismo misterio liminal entre el sonido y las palabras, el significante y el significado, es el tema indagado en Todas las aves, la obra más reciente de la compañía Lafamiliateatro.

En esta ocasión, la obra se mueve en una dirección completamente opuesta al smosgasbord literario-visual que fue Cuando Juana conoció a Robert Wilson, el trabajo anterior de la compañía; condensando totalmente la acción en una conversación peregrina entre un esmirriado reparador de televisores, que espía a sus clientes mediante cámaras ocultas, y una entrometida mujer, quien ingresa en la habitación del técnico para retirar su televisor, artefacto que considera como el único acompañamiento parlante disponible en su vida.

La relación entre ellos comienza de manera tirante y su encuentro posee una solemnidad museística, como si una escultura helénica y un ícono budista se expusieran juntos en un espacio desestructurado, un abismo donde el sonido retumba desde un punto de origen incógnito. Ambos parten esta inesperada intimidad moviéndose como si estuviesen pisando huevos, pero la similitud de sus soledades y la afinidad de sus intereses los aproxima emotivamente, despegando una charla que planea de manera indirecta sobre temas como la noción del tiempo, la memoria personal, el valor de los nombres, la veracidad de la realidad, la ficcionalidad de la historia y Leonard Cohen (porque si hubiesen hablado sobre Bob Dylan, la obra ocurriría en una estación de trenes).

El diálogo pinteresco oscila hasta casi desplumar los límites de la reflexión lingüística, pero en el clímax llega como un chancacazo la pregunta precisa y los enigmas que estaban flotando en el aire caen tácitamente en su lugar correspondiente, antes de que el final se lance en picada. La interpretación del elenco se establece a modo de balancín, donde la introspección ascética de “Ulises” (Alexis Fuenzalida) se contrapone a la extroversión coloquial de “Eunice” (Carolina Castro), logrando cotidianizar el tono intelectual del texto. El estado de efervescencia existencial de los personajes resulta contagioso, por lo que no se sorprenda si sale de función en modo contemplativo (sugiero acompañar este ánimo con un Chardonnay Sour).

Categoría: Highway Star 
Evaluación: La persecución del ganso salvaje en la era de la reproductibilidad técnica.
Recomendado para: Ornitólogos urbanos, observadores subrepticios, oyentes de Sigur Rós.
Funciones: Jueves a sábado, hasta el 27 de Julio, a las 20:00 horas en Teatro Agustín Siré (Morandé 750, Santiago Centro, Metro Plaza de Armas). Entrada general $4.000. Estudiantes, Tercera edad $2.000.

Ficha técnica:
Compañía: Lafamiliateatro
Dirección y dramaturgia: Eduardo Luna
Elenco: Alexis Fuenzalida, Carolina Castro
Diseño: Javier Alvarado, Karla Rodríguez, Fernanda González
Sonido: Franco Peñaloza
Audiovisual: Enrique Campos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s