Máquina Hamlet

Obra: Máquina Hamlet
Género:
Hamlet, HAMLET… (hamlet)

Reseña: Un duelo de titanes entre el clásico post-moderno de Heiner Müller y la incombustible tragedia de Shakespeare.

The following theatre review has been sponsored by:

The Coca-Cola Happiness Institute.
“Coca-Cola, open happiness.”
&
The Royal Kingdom of Denmark.
“Denmark: We live in Lego houses.”

Así como el año pasado fue el año de Strindberg, este año ya van 5 trabajos inspirados en Hamlet de William Shakespeare, y supuestamente a final de año se iba a presentar un montaje con el texto original en el GAM, pero de ese proyecto no se ha escuchado nada últimamente. Se podría poner en duda si el texto Die Hamletmaschine de Heiner Müller corresponde o no a una adaptación de Hamlet, ya que aparte de tomar el nombre de un par de personajes y una breve descripción del contexto, Müller se arranca con los tarros en un carrusel vertiginoso de 8 páginas (o 6, si se imprimen en tamaño oficio). Pero eso ya es crítica literaria de dramaturgia, y para eso ya existe otra página web más tempestuosa.

En el caso de esta propuesta, se ha optado por cruzar los textos de Die Hamletmaschine con Hamlet, lo cual suena bastante osado ya que si para montar Hamlet (en cualquier situación) hay que tener patas, con Die Hamletmaschine no es para nada más fácil y derechamente hay que tener bolas. Sin embargo, el choque prometido no resulta tal pues el texto de Müller es usado como mero paréntesis para representar una versión resumida de Hamlet, con ambos textos dándose el paso cordialmente uno al otro; y ante la magnitud y extensión de la tragedia shakespeareana, los fragmentos de Die Hamletmaschine quedan como una serie de monólogos internos bastante desencajados. Tampoco colabora en esto la dirección y la actuación, pues mientras que a las escenas de Hamlet se les da todo el aire y tiempo necesario (y a veces excesivo), las partes de Die Hamletmaschine son dichas, citando a mi amigo imaginario the good king Macbeth, “full of sound and fury” y sobre todo al final donde son aceleradas hasta el punto donde de verdad terminan “signifying nothing.”

Lo más excepcional y llamativo de la obra es todo el trabajo de diseño, tanto teatral como audiovisual. Es un paseo campestre para el campo visual, con plataformas de acrílico móviles, tubos de fluorescentes manipulados por los actores, una maqueta de una ciudad con habitantes de Lego, proyecciones de las escenas en vivo y una serie de televisores donde se muestran representaciones tradicionales de Hamlet. Además, como las escenas se van trasladando de un punto a otro de la sala, los espectadores tienen la posibilidad de moverse y observar las escenas desde distintos puntos de vista. Aunque en el fondo, con la estética ocurre lo mismo que con el resto del montaje: El Hamlet original gana en refrescancia (palabra patrocinada por The Coca-Cola Company), adquieriendo un aura muy cool, mientras que Die Hamletmaschine, debido al uso de signos bastante obvios y añejos (¿En serio, el himno soviético?) pasa a sentirse aún más hermético de lo que ya es.

Las ruinas de Europa de ayer no son las mismas de las hoy día, pero aún nos valemos de todos esos escombros para construir el adobe de nuestras paredes: 4 siglos después, las palabras de Hamlet han sobrevivido a numerosas adaptaciones, re-lecturas y deconstrucciones, pero no han perdido ni vigor ni vigencia. Shakespeare wins this round, and the rest are fireworks.

Recomendado para: Estudiantes de diseño, geeks de suplemento dominical.
Categoría:
“Definitely Maybe”
Funciones: Viernes a domingo hasta el 28 de Octubre en el Galpon CAC de Factoría Italia. Entrada general $4000, estudiantes y 3ra edad $2500.

Ficha técnica:
Compañía: Tiatro
Dirección: Mauricio Quevedo
Elenco: Liliana Ross, Otilio Castro, Andrea Pelegri, Ornella de la Vega, Pablo Mois, Juan Pablo Troncoso y Gonzalo Venegas
Diseño integral: Rocío Troc
Diseño de iluminación: David Scognamiglio
Creación Músical: Aníbal Leal, Pablo Contreras
Productor: Maite Lanchares
Audiovisual: Paulo Fernández

Anuncios

Un comentario sobre “Máquina Hamlet

  1. Quisiera aclarar que el trabajo de Müller no se remite sólo a “tomar el nombre de un par de personajes…” Müller escribió la Máquina Hamlet luego de haber traducido y estudiado Hamlet por años. Claramente tu comprensión del texto es nula. Te lo digo porque lo traduje y lo he estudiado con bastante más rigor que tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s